¡SOS, papá! El grito de auxilio de James Taylor

Desde luego, hay maneras muy sutiles de decir las cosas, como también hay personas muy sensibles para captar las más finas sugerencias. La historia de James Taylor sobre cómo su padre lo rescató en un momento vital peligroso es un buen ejemplo de ello.

No muchos han podido alumbrar canciones tan bellas como el músico de Boston. Ya en sus dos primeros trabajos discográficos se encuentran joyas como Carolina in my mind, Sweet baby James o Fire and rain. Son obras que trascienden al género de canción de autor, por su profunda poesía, música e interpretación.

Curiosamente, estas canciones tan sobresalientes brotan del autor a una edad muy temprana de su vida. Esta época de creatividad está llena de experiencias personales de grave intensidad, que, seguramente son el acicate para un fruto tan valioso.

En James Taylor se cumple el binomio vida tormentosa-obra valiosa, que tantas veces dirige la biografía de los artistas. Pérdida de seres queridos, adicciones, divorcios… ¿Hechos que justifican una obra singular? Claro que no, pero lamentablemente la desgracia a menudo abona el camino creativo. Qué le vamos a hacer.

Tal y como él mismo explica en el documental, a principios de su carrera musical, James se encuentra en la situación de cualquier artista en ciernes, sin demasiados medios, esperando una oportunidad para darse a conocer. En este difícil comienzo se encuentra en New York, viviendo en un Upper West Side inseguro y nada parecido al actual. Con sus devaneos con las drogas y su mal momento profesional el artista se encuentra en una inflexión con tendencia al desastre. El propio músico describe este momento personal como una situación en que su frágil persona puede colarse alcantarilla abajo en cualquier momento.

Los apuntes de este artículo han salido del la recomendable entrevista-documental de Oprah Winfrey al cantautor.

En éstas, se produce una conversación telefónica con su padre, interesado por su estado. A un corriente e indefinido “¿Cómo va todo?” James responde otro vago mensaje: “Not so good…”. Esta contestación podría haber motivado un diálogo de soporte emocional o una discusión de cualquier tipo, pero no. En vez de eso, algún resorte salta en la mente del progenitor para a partir de ese “Not so good…” dar instrucciones a su hijo para quedarse donde está y no salir del apartamento hasta que llegue a buscarle. Lo particular del caso es que entre el cuchitril neoyorquino de James y la casa de los Taylor en North Carolina hay un buen trecho. Sea como fuere, James se limita a hacer caso a su padre y no moverse de su apartamento hasta que trece horas más tarde suena el interfono y a través de la ventana ve el coche de su padre.

De este rescate y su posterior recuperación en el hogar familiar tendría que resurgir un James con la inquietud suficiente para mudarse a Londres y acabar en el mismo estudio que los Beatles, grabar su primer álbum (James Taylor) y dejar, por el camino, a todo un McCartney sorprendido. Después, tras nuevas dificultades por su adicción a las drogas, buscaría en el oeste californiano las sinergias con los King, Mitchell, Young, Ronstsadt… y acabaría brillando como el que más entre aquella hornada de genios de los setenta.

El oscuro pozo de olvido y soledad en el que acaban convirtiéndose algunas ciudades es un fenómeno descrito en muchas canciones. La Baker Street londinense de Gerry Rafferty o la misma New York de Jim Croce son bellas narraciones del confuso y sombrío destino de las calles. Un lugar donde para todos empieza el éxito o el desastre. Lo importante es tener un ángel de la guarda por si las cosas no van bien.

No te vayas sin decir algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s