Cultura dirigida

Nos estamos acostumbrando a que en nombre de una ética o de un juicio estético particular se cercene y coarte la libertad de la expresión artística, de la libre expresión, y lo que es peor, a que se nos diga qué podemos ver y qué no, fomentando el acritismo. No nos equivoquemos, es la limitación y la precariedad intelectual de quien manda la que provoca el autoritarismo. La cultura sirve para despertar conciencias, crear sentido crítico, no para salir en la prensa por llenar aforos.

El pasado septiembre tuve la oportunidad de codirigir Marte, una feria internacional de arte contemporáneo en Castellón, que no se hubiera podido realizar sin el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad y la Diputación, entre otros muchos. He de decir que ninguna de las entidades que participaban en la organización tuvo ni siquiera la intención de supervisar la programación, delegada a un grupo de profesionales. Lo curioso es que esta afirmación la he tenido que repetir hasta la saciedad ante la mirada atónita de muchos. Y es que la subordinación de las manifestaciones culturales a los postulados del poder es algo tan grave como habitual.

No obstante, aún hay algo más indignante, y es la manipulación de la cultura, el encumbramiento de ciertas propuestas y la censura de otras, no por obtener un beneficio político, sino por creer (el responsable institucional) que su criterio de selección es el bueno, el único y necesario para el pueblo.

Nos estamos acostumbrando a que en nombre de una ética o de un juicio estético particular se cercene y coarte la libertad de la expresión artística, de la libre expresión, y lo que es peor, a que se nos diga qué podemos ver y qué no, fomentando el acritismo. El ninguneo de los profesionales de la cultura es molesto, pero lo peor es el desprecio hacia la sociedad, a la que se la supone menor de edad e incapaz de escoger qué le gusta y qué no, programando una oferta cultural que responde únicamente a un gusto determinado.

Nos dicen qué no podemos ver por una cuestión de moralidad retrógrada, como si no existieran otros modos de vivir o de pensar, y aún más, qué no debemos ver porque no gusta estéticamente a quien tiene el poder, como si el nulo bagaje cultural que se le exige a un político le otorgara la venia para decidir sobre nuestra manera de sentir, sobre cuáles deben ser nuestros gustos.

No nos equivoquemos, es la limitación y la precariedad intelectual de quien manda la que provoca el autoritarismo. La cultura sirve para despertar conciencias, crear sentido crítico, no para salir en la prensa por llenar aforos. La distorsión de la función de la política, servir a los intereses de todos, embrutece cualquier atisbo de evolución social, y la vigilancia del arte desde posiciones de influencia y privilegio sólo nos lleva a la ceguera intelectual.

Anuncios

No te vayas sin decir algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s