Dejarse perder

Era un día completamente normal, cuasi rutinario. Bajaba la Castellana entre bostezos y frenazos sin entender muy bien la cantidad de energía negativa que llegan a ser capaces de desprender determinados individuos. Aquel fue el día en que conocí a una persona realmente interesante, Martí Cormand.

Anuncios
Leer Más "Dejarse perder"